¿Y ahora qué?, ¿puedo llevar una vida normal?

Como en todos los cánceres y sobre todo mientras estás en tratamiento tu vida no será igual a la que llevabas, lógicamente se verá afectada no solo por el tratamiento en sí mismo sino también psicológicamente.

El tratamiento del cáncer afecta física y psicológicamente, no es agradable estar pasando por esos momentos, no estamos preparados para eso, no tenemos ese libro de instrucciones y debemos prepararnos sobre la marcha, aceptar tu enfermedad facilitará el tratamiento.

Incorporarlo a tu vida y saber que eso te ayudará, hará que los sinsabores de esos meses sean menores. Debes asumir todo lo que el tratamiento puede conllevar: analíticas continuas, quimioterapia, radioterapia, otros medicamentos, operaciones quirúrgicas y una larga lista de cosas desconocidas incluyendo los posibles efectos adversos que te podrían afectar en mayor o menor medida.

Es importante intentar llevar una vida lo más normal posible teniendo en cuenta que el cansancio es uno de los problemas que afecta al paciente de cáncer y hace que no se tengan fuerzas para casi nada. Como paciente, nuestro pensamiento debe ser que iremos a mejor, pero mientras, deberemos adaptarnos a esa vida que no conocíamos y que se convierte en nuestra de la noche a la mañana.

 

Hay que lograr que la vida sea normal dentro de la enfermedad, continuamos viviendo y eso es lo más importante.

Compártelo, otro paciente podría estar interesado

Nos avalan: