Fases emocionales por la que pasa un paciente

 

Aceptación de la enfermedad

Hay pacientes que tienen una plena aceptación de su enfermedad que les hace sentirse seguros ante la misma y quizá menos preocupados que sus familiares.

Se produce entonces una situación en la que el propio paciente es quien debe confortar a sus familiares y a su entorno indicándoles que se encuentra bien, que ha aceptado su enfermedad.

Factores que influyen en la aceptación de la enfermedad
  • Cómo se acepta y vive la enfermedad depende de cada persona.
  • El tiempo necesario para asimilar la enfermedad.
  • Los recursos propios de la persona tales como fortaleza emocional, soporte familiar y social, así como la propia situación económica.
  • Un espacio personal donde puedan aflorar las emociones; en ocasiones no se dispone de él, por ejemplo, el caso de las familias monoparentales o personas con mucha carga familiar.
  • Entender y comprender la enfermedad: hay pacientes que quieren controlar su enfermedad más que otros, pero es importante que todos reciban la información que necesitan en cada momento.

J Molins & J. Mata. Coaching y Mieloma Múltiple; Médicos y pacientes: mejorar la comunicación. Editorial Lexic S.L., 2012

 

Tratamiento del dolor

Las intervenciones usadas para controlar el dolor son un complemento al tratamiento médico. Constituyen una ayuda para que el paciente se centre en otros aspectos de su vida, tenga la sensación de controlar su cuerpo y se sienta más autónomo.

El objetivo es que el paciente tenga menos dolor y, al mismo tiempo, que participe de manera activa en su proceso.

El seguimiento es básico para evaluar si una determinada técnica ha funcionado o no. En el caso de que no haya sido eficaz, hay que ser lo suficientemente flexible para cambiarla por otra.

Se debe felicitar siempre al paciente por cualquier pequeña acción que haya llevado a cabo, para estimularlo a seguir avanzando.
Por ejemplo, a un paciente al que se le había enseñado un ejercicio de relajación en la consulta y después en casa no lo ha practicado, pero nos cuenta que ha salido un poco más de casa, se le felicita por las salidas y se le excusa diciendo que quizá le habíamos pedido un ejercicio demasiado difícil.

Conocer el rol que desempeña cada miembro de una familia es fundamental para conseguir que el paciente participe. Es lógico que todos quieran ayudar y estén preocupados por él, pero a veces, con toda la buena intención, lo convierten en menos capaz y más dependiente.

J Molins & J. Mata. Coaching y Mieloma Múltiple; Médicos y pacientes: mejorar la comunicación. Editorial Lexic S.L., 2012

 

Gestionar la incertidumbre

En el círculo de la incertidumbre, como no sabemos lo que va a pasar, se despierta la ansiedad, la falta de control y con ella la vulnerabilidad y la preocupación. Uno de los caminos para gestionarla es cuestionarnos únicamente lo que va a pasar a corto plazo.

Nuestra agenda pasa a ser semanal o quincenal. Es bueno romper con la tendencia de anticipar y “pre-ocuparnos” de las cosas; el futuro es incierto tengamos o no la enfermedad.

El objetivo es centrarnos en el momento actual. Si nuestra agenda tiene 2 semanas, parte de la incertidumbre desaparece y, como apuntábamos antes, dejamos de “pre-ocuparnos” para “ocuparnos” de las cosas. Por ejemplo: son útiles frases como “sobre la marcha”, “no hay que decidir ahora”, “después de este paso valoraremos el siguiente”. Gestionamos la incertidumbre de 2 semanas.

Otro camino es tener conciencia de que estamos haciendo algo para controlar la situación. En el caso de la salud puede ser el recuperar unos hábitos saludables: seguir una buena alimentación, hacer ejercicio físico, practicar técnicas de relajación o simplemente disfrutar de las cosas más cotidianas del día a día como salir con los amigos, leer la prensa, etc.

Todo nos ayuda a que sintamos que recuperamos, de alguna forma, el control de nuestra salud.

J Molins & J. Mata. Coaching y Mieloma Múltiple; Médicos y pacientes: mejorar la comunicación. Editorial Lexic S.L., 2012

 

Aplicar hábitos saludables

Cuando los pacientes no tienen familia directa y viven solos, es necesario potenciar su red social para que les sirva de apoyo.

Los amigos, al igual que la familia, son de una gran ayuda para las personas en los momentos difíciles, como es la presencia de una enfermedad grave. Es bueno que les demos nuestro reconocimiento, siempre que se nos presente una ocasión. Pero a veces, con la mejor de las intenciones, sobreprotegen al paciente y eso entorpece el proceso de recuperación.

Conseguir que el paciente que se siente débil después de una hospitalización inicie un programa de ejercicios, a veces es todo un reto, tanto para el paciente como para el médico o familiar que le acompaña.

Una buena estrategia es rescatar las capacidades previas del paciente.
Interesarnos por las aficiones del paciente y potenciarlas sirve para asegurarnos de que tiene el tiempo ocupado y que no está todo el día centrado sólo en su enfermedad. Además, es bueno que mantenga las relaciones sociales y actividades de ocio el máximo posible.

Hay más posibilidades de éxito si se plantean los objetivos de uno en uno que si se quieren todos a la vez y no se obtiene ninguno.

J Molins & J. Mata. Coaching y Mieloma Múltiple; Médicos y pacientes: mejorar la comunicación. Editorial Lexic S.L., 2012

PHES/ HEM/ 0618/ 0007 - Última revisión: Julio 2018

Quizás te interese

usomedicamento

Asociaciones de pacientes

Consulta asociaciones cerca de ti. Infórmate.

¿Quieres saber más?

entenderpm_1

Entender las pruebas médicas

Tu médico solicitará diferentes pruebas. Conozca más.

¿Quieres saber más?

conoceapacientescomotu

Conoce historias

Siempre viene bien conocer historias de pacientes que han pasado por la misma situación.

¿Quieres saber más?

diccionariodeterminos

Diccionario de términos

Encuentra aquí las definiciones más importantes.


¿Quieres saber más?

Compártelo, otro paciente podría estar interesado
Más información en las áreas

Nos avalan: